Novelas por entregas. Una entrega al día... ¡o eso intentaré!

sábado, 15 de septiembre de 2012

Estoy de Vuelta 3

Y así, un día como otro cualquiera, durante una cena en la casa de Isabel...

-¡Isabel tiene novio! -gritó de repente su hermano, justo antes de los postres.
El silencio no era lo peor. Siempre comían y cenaban en silencio. Lo peor fue que Isabel creyó sentir que la temperatura había bajado diez grados.
Su padre, aún sin creérselo, frunció el ceño y dijo con voz de ultratumba:
-Isabel, ¿es cierto eso?
-Sí -dijo en voz baja Isabel.
-¿Es cierto eso? -volvió a preguntar su padre levantando la voz.
-¡Sí, es cierto! -explotó Isabel ante la sorpresa de los otros tres-. ¡Y me da igual lo que pienses, me da igual lo que ordenes! Tengo novio, le quiero y no me importa tu... ¡vuestra opinión!

Nando cerró su sonriente boca, visiblemente anonadado. Su madre tragó saliva en silencio. Era la primera vez que alguien se oponía ostensiblemente al cabeza de familia.
-¿Qué has dicho? -preguntó amenazador y despacio su padre.
-Lo has oído, papá. Y no me arrepiento. Si quieres que lo repita, lo haré con gusto.
Padre e hija sostuvieron sus miradas mientras Nando y su madre se temían lo peor. Finalmente, su padre bajó la cabeza y masculló rojo por la ira:
-Vete a tu habitación. Hablaremos después.
Antes de que Isabel se moviera, Nando soltó:
-Seguro que su novio ya le ha tocado el culo.
Isabel se giró con rabia hacia su hermano.
-Para tu información, pequeña pústula, no. No me ha tocado todavía el culo. Tendré que decirle que vaya espabilando.
-¿Qué? -tronó el padre.

Pero Isabel ya se metía en su habitación, mientras Nando se preguntaba para sí qué sería una pústula.

Isabel pasó la noche despierta, mirando su colección de atrapasueños, cuyas numerosas cuentas reflejaban la tenue luz de la luna que entraba por su ventana.
Lo que menos deseaba en ese momento era que su padre se pasara por su habitación para abroncarla, pero fue algo que finalmente no sucedió.

A la mañana siguiente se marchó al instituto sin cruzar ni media palabra con nadie.

Mas todo esto no tenía importancia unas horas después en el descanso, fuera del recinto del instituto, abrazada a Rubén. Isabel había decidido no contarle nada para no preocuparle o, peor aún, que pudiera sentirse culpable.
-Isa, si pudiera elegir cómo vivir, viviría besando tus labios -susurraba Rubén en su oído-. Y si pudiera elegir cómo morir, sería besando tus labios.
Isabel sonrió y, al besar el cuello de Rubén, susurró:
-Rubén, tengo que pedirte algo.
-Lo que sea, preciosa. Si está en mi mano, es tuyo.
-Pues sí está en tu mano, Rubén... -y haciendo una pausa, añadió- quiero que me sobes el culo.
Rubén pegó un respingo.
-¿Cómo?
-Que quiero que me sobes el culo -repitió mientras intentaba que no se le notara demasiado su azoramiento.

Rubén miró a Isabel sin comprender. Isabel suspiró, agarró las manos de Rubén y con un movimiento suave pero enérgico, las llevó hasta sus glúteos y las apretó contra sí.
-Así -dijo Isabel con voz satisfecha-. Y ahora, si quieres, ya puedes besarme.
Rubén pestañeó, se encogió de hombros y atrajo a Isabel hacia él.

Nota del autor:


En este momento, reconozco que podría haber sido tentador el escribir una novela romántica. Piénsenlo. Tenemos un amor adolescente, un padre tirano, una diferencia de clases… para añadir tensión podemos crear un triángulo amoroso o un embarazo no deseado, y hemos creado un drama cojonudo.

Es una lástima que eso no fuera lo que sucedió realmente, y que yo no tenga ganas de escribir telenovelas. Sobre la relación de Rubén e Isabel tan sólo diré que, durante los días que siguieron, las relaciones de Isabel con su familia (ya de por sí frías), pasaron a ser prácticamente inexistentes. Aunque a Isabel no parecía importarle demasiado. Y de hecho, sentía que Rubén compensaba de sobra la falta de amor que había en su casa.

                                                                                                Continuará

2 comentarios:

  1. En realidad estábamos esperando el número de las motosierras... ¿no hay motosierras?

    ResponderEliminar
  2. Motosierras... eso es pa nenas, tío...
    ¡Comienzo con el hardcore, niño malo! xD

    ResponderEliminar