Novelas por entregas. Una entrega al día... ¡o eso intentaré!

sábado, 13 de octubre de 2012

Estoy de Vuelta 16

-¿Estáis cansados? -preguntó Canael cuando vislumbraron bastante más cercanas las luces de la ciudad-. Si queréis paramos y así podréis descansar.
-¿En paz? -preguntó con sorna Fito.
-Estoy hasta el tuétano de vuestros chistes malos -protestó Cosme.
-Los muertos no necesitamos descansar, Canael -le respondió Sheila-. Pero gracias por preocuparte.
-De nada -dijo el demonio-. Aunque parezca un contrasentido, es agradable volver a sentir preocupación... volver a sentir algo.
-Te entiendo -asintió Sheila con una sonrisa.

De repente, Canael se quedó quieto.

-¿Qué te ocurre, Canael? -preguntó Cosme.
-Huelo a muerte -contestó el demonio.
-Estupendo -rezongó la calavera-. Éste se ha olvidado de quienes le acompañan...
-¿Sabéis lo desagradables que son los gases de un muerto? -saltó Fito-. ¿Quién ha sido el guarro?
-Yo imposible -contestó Cosme.
-No me refiero a eso -negó con la cabeza el demonio-. Alguien va a morir.
-Pero si esta vez Poeta estaba callado... -masculló Fito.

Canael les ingnoró y desplegó sus alas. Alzó un vuelo lento y majestuoso, desviándose de la carretera. Los otros le siguieron a pie, hasta que le encontraron frente a una desvencijada chabola.

-Ahí dentro -señaló Canael a la chabola-. Alguien se muere ahí dentro.
-Sea lo que sea, no creo que le haga mucho bien el ver entrar una pandilla de muertos vivientes en su casa -recapacitó Cosme en voz alta-. Rubén, tú eres el que tiene una apariencia más normal...
-Voy a echar un vistazo -asintió el muchacho con rapidez.

Rubén entró en la chabola, pero salió a los pocos segundos.

-Podéis entrar sin miedo -les dijo a los otros-. Es una anciana, y está desvariando. Dudo mucho que reconozca lo que sois.
-¿Qué hará una anciana aquí? –se extrañó Cosme.
-Morirse, obviamente –respondió Fito-. Seguro que ha sido pobre durante toda su vida y esta chabola es lo mejor que ha tenido en muchos años…

Los seis entraron dentro de la chabola, donde cabían a duras penas. Dentro, había poco más que un viejo catre y una sucia anciana tendida en él, arropada con una apolillada manta, desvariando en murmullos.

-¿Niña? -repetía una y otra vez- ¿estás ahí, mi niña? ¿Estás ahí?
-No llegará a la mañana -observó Fito con un deje de tristeza.

Sheila se adelantó intangible hasta el lecho.
-Estoy aquí -dijo con ternura a la anciana-. Estoy aquí, tranquila.
-Niña... mi niña... ¿eres tú?
-Sí, soy yo...
-¡Dios bendito! -exclamó la anciana con alegría-. ¡Gracias a Dios bendito!
-¿La conoce? -preguntó en un susurro Fito.
-¡No seas burro! -le contestó en voz baja Cosme-. Sheila sólo está haciendo un acto de misericordia...
-¡Deja que te bese! -pidió la anciana-. ¡Deja que te bese!

Sheila miró con ojos suplicantes a Rubén, pues sabía que el roce de un fantasma es de un frío ultraterreno para los vivos. Éste, un poco azorado, asintió con la cabeza y acercó su mejilla a la boca de la anciana.

-Aquí estoy -dijo con una sonrisa Sheila-, ya puedes besarme...
-¡Ay, mi niña! -gritó la anciana mientras abrazaba y se comía a besos a Rubén-. ¡Ay, mi niña! ¡Qué contenta que estoy de verte! ¿Has traído al gatito?
-Claro que he traido al gatito... -respondió Sheila mientras miraba a los demás anhelante.
-Miau, miau... -comenzó a decir Cosme de mala gana.
-¡Si está el gatito! -se alegró la anciana-. Pero, ¿por qué no restriega su cabecita en mi pecho, como siempre hace?
-¡Claro, señora! -exclamó Fito-. ¡Aquí tiene al gatito!

Y Fito agarró a Cosme y comenzó a restregarlo por el pecho de la anciana mientras los demás le miraban aterrados.
-¡Ay, mi gatito! -reía la anciana mientras palpaba el cráneo de Cosme-. Estás un poco pelón, ¿no?
-Na, es que ha abusado de las conservas -respondió Fito ante las caras de circunstancias de los demás, al tiempo que seguía frotando una calavera totalmente roja contra el pecho de una anciana.
-¡Pero come, gatito, come! -decía la anciana mientras sacaba de debajo de la manta una lata medio llena de paté-. ¡Come, que te vuelva a crecer el pelo!

Y la anciana comenzó a meter trozos de paté por la cuenca ocular derecha de Cosme.
-Siga dándole señora, siga -la animaba Fito con evidente regocijo-. ¡Que el gatito dice que está muy bueno!
-Pues come gatito, come...

Cuando por fin se acabó la lata de paté y Rubén agarró al colorado Cosme para empezar a limpiarle, la anciana dijo con un suspiro:
-Tengo tanto frío...
Canael se acercó y levantó sus brazos. Una brisa de aire caliente envolvió el lecho.

-Descansa en paz, anciana -dijo.

Continuará

4 comentarios:

  1. pensaba que los gatos no salían del jamón (del bueno)...

    ResponderEliminar
  2. Ni que cierta hermana mía te hablara de cierto gato mío...

    ResponderEliminar
  3. Ah, no, ha sido hablando directamente con ónice. Es muy buen conversador...

    ResponderEliminar
  4. Sí, ya te digo… las horas que son y el muy capullo sabe hacerse entender que lo flipasss... En estéreo, además… creo que Vicky se queda sin mascota xD

    ResponderEliminar