Novelas por entregas. Una entrega al día... ¡o eso intentaré!

sábado, 20 de octubre de 2012

Estoy de Vuelta 18


Justo en el momento en el que Poeta terminaba su canción, los seis se quedaron atónitos. El cuerpo de la anciana comenzó a brillar y la silueta de una jovencita de color dorado-anaranjado surgía de él.

-¡Mirad! -exclamó Sheila-. Es tan bella...
La silueta con rostro de jovencita les miró por un momento con cara de absoluta incomprensión. Luego sonrió y se difuminó hasta desaparecer por completo.
-Qué hermoso... -dijo Sheila.

-¡Fito! -bramó Cosme rompiendo ese breve momento de paz-. ¡Estoy bañado en paté por tu culpa!
-¿Por mi culpa? -se hizo el ofendido Fito-. Yo te oí maullar y dije, pues si éste hace de gatito...
-¡Te aseguro que me las vas a pagar! -le gritó la calavera.
-¿Ah, sí? ¿Qué vas a hacer? ¿Patearme?
-¡Pero serás mamón!
-¿Es que ni ante algo tan asombroso vais a mantener la compostura? -les riñó Sheila.
-¿Asombroso? -preguntó Fito fingiendo estar sorprendido-. ¡Ah, disculpa! Teniendo en cuenta que soy un zombi y me está preguntando un fantasma, como que perdí la capacidad de asombro hace mucho...
-Creo que hemos hecho algo importante -les dijo Canael-. Estoy seguro de que algo ha cambiado en este momento...
-Entre otras cosas, que está unos minutos más cercano el amanecer -se quejó Cosme-. Vayámonos de aquí.
-No es tarde -le tranquilizó Sheila-. Está oscuro, pero seguro que no son ni las diez de la noche...

-Quizás dentro de la cabaña encuentres algo que ponerte -le dijo Fito a Canael-. Si nos encontramos con alguien, no querrás aparecer delante suya en pelota picada…

Fito dejó de hablar por un momento. Canael contestó con una media sonrisa en su rostro y voz irónica:
-Supongo que te acabas de dar cuenta de que si alguien se encuentra a un demonio con alas de murciélago, cuernos y garras acompañado de cinco muertos vivientes, lo que menos le importará es que dicho demonio lleve o no pantalones, ¿no es así?
-Qué asco das hijo, qué perfectito eres... -rezongó Fito mientras se daba media vuelta.
-Además, puedo hacerme invisible… -comenzó a explicar Canael.
-¡Ña-ña-ña! –terminó Fito.

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario