Novelas por entregas. Una entrega al día... ¡o eso intentaré!

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Estoy de Vuelta 25


Un cadáver que no llevaba ni dos días enterrado se revolvía en su tumba. Un cadáver que no había sido llorado y que en vida nunca había llorado por nadie. Un cadáver cuya muerte había sido provocada por una cuerda no medida. Un gemido de angustia se alzó desde la tumba.
-¿Dónde estoy? -preguntó con miedo.
-Muerto -respondió una voz cavernosa.

Fue en ese momento cuando comprendió que no estaba solo en la oscuridad. Había alguien a su lado. No. No alguien. Algo. Una presencia inmensa y oscura que parecía fundirse en las tinieblas. La misma presencia que sienten los hombres cuando, sintiéndose seguros en sus casas, se asoman por la ventana en la noche. En el silencio, pueden sentir las sombras que se mueven justo en el límite de su visión. Pueden sentir el tintineo metálico, canción macabra que acompaña a la muerte en la oscuridad. Pueden sentir como la brisa nocturna trae el olor de algo que no es de este mundo. Pero al segundo siguiente lo olvidan, y vuelven a la tranquila seguridad de sus hogares. Pero en ese segundo han sentido, han notado, han conectado con “algo”. Esa misma maldad es la que está ahora al lado del joven cadáver. Una maldad que no se disipa por mucho que pasen los segundos.

-¿Cómo?
-No importa.
-¿No importa? -gritó el cadáver con desesperación-. ¡No midieron la cuerda!
-Puedo hacer que regreses.
-¿Regresar?
-Al mundo de los vivos. Con poder.
-¿Con poder?
-Es un trato. Yo te devuelvo al mundo de los vivos. Tú, a cambio, haces algo por mí.
-¿Quién eres?
-No importa.
-¿Qué tengo que hacer a cambio?
-Destruir a un viejo enemigo mío.
-¿Quién?
-Se llama Canael. Yo haré que le conozcas.
-¿Seré poderoso?
-Es un trato.

El suelo tembló mientras la lápida se agrietaba. La losa se partió en dos y una oscura silueta translúcida con malvados ojos de fuego surgió de ella.

-¡Sí! -gritó al oscuro y cada vez más nublado cielo con voz de ultratumba.

El ser se miró perplejo y, sonriendo con maldad, se encaminó hacia la verja de salida.

Continuará

6 comentarios:

  1. ¿si? ¿le devuelven a la vida y le dan poderes y solo se le ocurre decir ¡si!? como mínimo un sus vais a cagar o algo igual de poético...

    ResponderEliminar
  2. No le iba a poner la típica carcajada de villano megalómano "LO QUE SEA (LLÁMALO X) SERÁ MÍO!!!!! MUAJAJAJAJAJAJAJAAAA!!!!!" que te quedas diciendo, y el gilip*ll*s este, a qué le habrá encontrado tanta gracia...

    ResponderEliminar
  3. (pero en el fondo es lo que haríamos todos, aunque de puertas afuera digamos otras cosas)

    ResponderEliminar
  4. pues normalmente ¡qué frío hace, vuelvo a buscarme una chaqueta!

    ResponderEliminar
  5. Y ahora es cuando aparece Misferioso y grita: ¡Festival del humooor!

    ResponderEliminar