Novelas por entregas. Una entrega al día... ¡o eso intentaré!

sábado, 17 de noviembre de 2012

Estoy de Vuelta 29


-Por cierto, Canael, ¿podría hacerte una pregunta? -continuó Fito.
-Por supuesto -contestó Canael-. Hazla sin miedo.
-¿Las gamberradas son pecado?
-¿Las gamberradas? -se extrañó el demonio.
-Sí -asintió Fito-. ¿Las gamberradas son pecado?
-¿Qué tipo de gamberradas? -le preguntó a su vez.
-Pues, del tipo... no sé... ¡ah, ya lo tengo! -exclamó el esqueleto mientras se internaba en el polígono industrial-. ¿Ves a ese tipo en la puerta del pub ese de mala muerte?

Los muertos vivientes y el demonio observaron con curiosidad lo que les señalaba Fito. Delante de una cochambrosa puerta de metal negro, bajo un chillón e intermitente rótulo de neón rojo, un hombre fuerte y alto vestido de cuero negro fumaba un cigarrillo apoyado en la que parecía su moto, una auténtica burra pesada. Miraba desdeñoso unos cubos de basura a los que se había aupado un gato, en busca de algo de comer.

Fito detuvo el coche a unos pocos metros, bajó un poco su ventanilla y le gritó con voz cantarina:
-¡Buenas noches! ¿Cómo está mi putita?

El motero se puso todo rojo y se encaminó hacia el coche.

-¿Qué has dicho, imbécil? -gritó amenazador.

Fito bajó del todo el cristal y asomó su tenebrosa calavera mientras reía histérica y demoníacamente agitando espasmódicamente sus brazos.
El motorista pasó del rojo al blanco y cayó redondo al suelo.

-Me refería a ese tipo de gamberradas -dijo Fito volviéndose a Canael.
-La verdad, no sé si serán pecado -le respondió el demonio conteniéndose-, pero a mí me están entrando ganas de rematarte.
-Menos mal que buscábamos un sitio tranquilo -rezongó agriamente Cosme mientras Poeta hacía vanos esfuerzos por contener la risa.
-Tenemos a un demonio arrepentido con nosotros que podría resolvernos muchas dudas acerca de los misterios de la otra vida -comentó pícara Sheila-. ¿Y a ti sólo se te ocurre preguntar si las gamberradas son pecado?
-Créeme, sé más que de sobra de los misterios de la otra vida -rezongó Fito mientras señalaba su caja torácica.
-Es mejor así, Sheila -sonrió Canael-. Cualquier explicación por mi parte sólo os haría preguntaros muchas más cosas.
-No, pero Sheila tiene razón –dijo Fito-. Un demonio tiene respuesta para muchas cosas… por ejemplo, algo que siempre he querido entender. Los pensamientos impuros son pecado, vale. Pero…
-Fito… -le interrumpió Cosme, llamándole la atención.
-¡No, deja que me explique! –pidió Fito-. ¡De veras es importante! Yo tengo pensamientos impuros, y la protagonista es mi vecina, por poner un ejemplo. Eso es pecado, de acuerdo. Pero, ¿y si al mismo tiempo mi vecina tiene pensamientos impuros conmigo? ¿Se considera que son dos pecados distintos o como es consentido no hay pecado?
-Creo que definitivamente deberías haberte muerto en su momento –resopló Cosme.
-“Disculpad un momento
mis queridos amigos…
mas una duda he de resolver:
¿Es que falla mi oído
o el colega de Rubén
ya no hace ruido?

Continuará...

5 comentarios:

  1. Que máquina, se adapta a cualquier momento y condición encomiablemente, ha vuelto a dormir la mona una vez pasado el momento de estupor... o no... lo veremos en próximos episódios

    ResponderEliminar
  2. También podía haber dicho lo de que se había ahogado en su propio vómito, como nosequíén de nosequé grupo famoso de los años nomeacuerdo...

    ResponderEliminar
  3. Creo que muertes de ese tipo ha habido un montón…

    … y subiendo…

    ResponderEliminar
  4. Entonces ya no optan por los premios Darwin... demasiado comunes.

    ResponderEliminar