Novelas por entregas. Una entrega al día... ¡o eso intentaré!

martes, 11 de diciembre de 2012

Estoy de Vuelta 42


Sheila y Canael, mientras tanto, estaban sentados en el alféizar de la ventana.

-Sé que fui yo quien te pidió que intervinieras -comenzó a hablar el fantasma-, pero... ¿no crees que ha sido un poco exagerado? Quizás hayamos traumatizado a ese crío de por vida.
-No -Canael negó con la cabeza-. Todos, de niños, vivís experiencias traumáticas. Auténticos horrores nocturnos os acechan cada noche, y todos, todos, lo sabéis. Pero según crecéis, olvidáis. No importa la cicatriz que os quede y que, bien visible, os acompañará toda la vida. No importa, porque lo habréis olvidado. Y lo que se ha olvidado ya no existe. Eso será lo que le pasará a Nando. Le quedará la cicatriz, pero antes o después, olvidará.

Sheila asintió en silencio y ambos descendieron hasta el suelo.

No más llegaron junto a los otros, tuvieron que volverse de nuevo invisibles mientras los otros cuatro entraban rápidamente en el coche de Sebas y cerraban la puerta. La luz del portal de Isabel se había encendido.
Expectantes, observaron como el padre de Isabel salía del portal a la noche, llegaba hasta su propio coche, se metía en él y arrancaba, desapareciendo por una calle contigua a los pocos segundos.

-Era el padre de Isabel -murmuró Rubén.
-¿Adónde irá a estas horas? -se preguntó Cosme.
-¿Le será infiel a su mujer? -aventuró Fito.
-¿Y bien? -preguntó Rubén, impaciente, a Sheila y Canael-. ¿Qué ha pasado allí arriba?
-Tu novia está en casa de su tía -explicó el demonio-. Y debo decirte que su hermano pequeño es...
-Tonto del culo -terminó Sheila.
-¡Por favor, muchacha! -exclamó Fito-. ¡Qué lenguaje!
-Es decir, que hemos hecho el viaje para nada -Rubén se sentía destrozado por dentro-. Y aunque estuviera, ¿qué importa? Yo jamás tendré el valor para decirle que sigo viv... que sigo aquí. Lo mejor será que vuelva al cementerio -Rubén no pudo contener las lágrimas-. Esto se ha acabado. Ya no hago nada aquí.

Todos callaron por un momento.

-Supongo que tiene razón -comentó pesaroso Cosme-. Y eso vale para el resto de nosotros. Nos embarcamos en este viaje para acompañar a Rubén. Si él decide que es lo mejor, los demás tenemos que apoyarle. Han sido unas bonitas horas...

Sheila asintió con la cabeza mientras se deslizaba una etérea lágrima por su mejilla translucida.

-¡Os podéis ir todos a la mierda! -les gritó Fito-. ¿Ahora os rendís? ¡Vale, yo no quería salir del cementerio! Pero, ¿no os dais cuenta? Ahora que hemos salido, esa prisión... ¡antes era sólo eterna! Ahora será inaguantable. Mi corazón me dice que hicimos bien, y mi corazón me dice ahora que no debemos volver.
-Tu corazón se pudrió hace años -le recordó Cosme.
-Yo siento aprecio por ti -dijo Fito en un tono de voz que ninguno de ellos había escuchado antes-. Sigo teniendo corazón.
-Pero antes teníamos un motivo para seguir -razonó Cosme-. Ahora no. Ahora sólo nos queda vagar por callejones ocultándonos de la gente corriente. 

Continuará... 

2 comentarios:

  1. Con lo divertido que es acojonar a Nando y dicen que han salido del cementerio para nada...

    ResponderEliminar
  2. Ya te digo... sólo porque volvieran cada noche a hacerle una visita merecía la pena... xDD

    ResponderEliminar