Novelas por entregas. Una entrega al día... ¡o eso intentaré!

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Estoy de Vuelta 46


Habría pasado media hora. En ambos vehículos sólo se escuchaban divagaciones. En el coche de Sebas, Canael explicaba lo poco que sabía de los espectros a sus amigos, quienes intentaban imaginar cómo podrían encontrar una sombra en la noche. Además, Fito y Poeta discutían con Cosme acerca de llamarle “Cosme” o “Ramón”. La calavera prefería fervientemente lo primero, lo que para los otros dos era una excusa perfecta para meterse con él.

En la furgoneta de los cazadores, por el contrario, había una acalorada discusión de lo que habría podido pasar en el cementerio. Manolo defendía la teoría de que los causantes habían sido científicos extraterrestres, Harry abogaba por lunáticos degenerados y el Pater por las hordas del infierno. Jingjing sólo escuchaba y suspiraba de vez en cuando.

Así, no es de extrañar que los conductores se despistaran y estuvieran ambos coches a punto de chocar en una rotonda, colisión sólo impedida por un oportuno frenazo de Manolo.

-¿Es que no tienes ojos en la cara o qué? -gritó éste tras bajar la ventanilla.
-¡Si la culpa ha sido tuya, idiota! -chilló a su vez Fito, tras bajar su propia ventanilla sólo lo suficiente para que se escucharan sus gritos.
-¿Idiota yo? -se indignó Manolo- ¡Bajo y te mato, desgraciado!
-¿Que me matas? -rió Fito por su parte- ¡Te llevarías una sorpresa! ¡Idiota!
-¡Que no me llames idiota que bajo! -gritó Manolo ya casi fuera de sus casillas.
-¿Que no te llame qué? -preguntó con sorna Fito- ¿Idiota? ¡Idiota! ¡Idiota! ¡Idiota! ¡Idioooooota! ¡Idiotaidiotaidiotaidiotaidiota! ¡IDIOTA!
Y no contento con eso, Fito comenzó a cantar:
-¡Idio-idio-idiota-ta-ta-ta-idio-idio-idiooota-idiota-idiota-idioooota-ta-ta...!
-¡Fito, por favor! -intentó contenerle Cosme.

Pero era demasiado tarde. Manolo, todo rojo, se había bajado de la furgoneta (para desesperación de sus propios compañeros) y se dirigía hacia ellos.
-¡Baja si tienes huevos! -gritaba a Fito-. ¡Baja!

Fito sonrió antes de gritar:
-No tengo huevos, idiota... ¡ya se me han descompuesto!

Y Fito abrió la puerta y lanzó su carcajada diabólica.

Hubo un momento de silencio. Al segundo siguiente, delante del aterrorizado Manolo se encontraba Jingjing (con una katana en cada mano), Harry (con un viejo revólver y un cuchillo de caza) y el Pater (con una estaca de madera, una Biblia y un crucifijo).

-Ahí va... -dijo Fito anonadado.
-¡Bestias del averno! -gritó entonces el Pater-. ¡Rendíos ante los Cazadores Investigadores de lo Paranormal y lo Oculto Taumatúrgicamente Eficientes!
-Vale, pero una pregunta antes -se escuchó la voz de Cosme- ¿He escuchado mal o vuestras siglas son C.I.P.O.T.E.?

Los cazadores se miraron confusos unos a otros.

-Os dije que debíamos cambiar el nombre -intervino Manolo, mientras una oscura mancha crecía en sus pantalones.

Fito pisó a fondo el acelerador.

-¡Se escapan! -gritó Jingjing-. ¡A por ellos! ¡Rápido!

Continuará...

3 comentarios:

  1. Uff, con lo mal que huelen los huevos descompuestos, estar cerca de Fito... y aún diría más, dentro de un coche con las ventanillas subidas casi del todo... menos mal que el eau du azufre de canael limpia el aire y lo hace respirable...

    ResponderEliminar
  2. Debí haberte conocido mucho antes... por lo menos, cuando escribí mi primer libro. Las aportaciones habrían hecho que sí mereciera la pena leerlo... xDDD

    ResponderEliminar