Novelas por entregas. Una entrega al día... ¡o eso intentaré!

domingo, 6 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 55


La puerta del refugio de los Cazadores Investigadores de lo Paranormal y lo Oculto Taumatúrgicamente Eficientes se abrió con brusquedad. El primero en entrar fue Harry, casi corriendo en dirección al botiquín. Había vuelto a abrirse la herida de su cabeza y su mayor preocupación era no pringarlo todo de sangre.

Después entraron Jingjing y el Pater, que ayudaban a caminar a Manolo, presa de un ataque de nervios.

-Voy a prepararte una tila -dijo el Pater.
-Gra... gracias -respondió Manolo entre su castañetear de dientes-. Yo… yo mientras… yo voy a cambiarme de ropa, ¿eh?
-¿Estás bien, Harry? -preguntó Jingjing.
-Me he tenido que dar tres puntos de sutura -se quejó éste mientras dejaba caer una aguja y unas tijeras-. ¿No te pareció una escena muy atípica?
-¿El qué?
-Varias bestias del submundo huyendo en un viejo vehículo y defendiéndose lanzando herramientas. Con una puntería exquisita, eso sí.
-¡El mal se disfraza de muchas formas! -llegó la voz airada del Pater desde la cocina-. ¡Mis oraciones fueron escuchadas! Invoqué la ayuda divina para dejar indefensos a nuestros enemigos. ¡Por eso recurrieron a un truco tan vil!
-Pues tanta ayuda divina no evitó que me abrieran la cabeza y que nos estrelláramos con la furgoneta -gruñó Harry.
-Aún así, Harry... -dijo Jingjing.
-¿Qué?
-Su ataque... ¿o su defensa? Su primera reacción fue huir... y no nos atacaron hasta que les disparaste.
-¿Estás diciendo que...?

A Harry le interrumpió la voz monótona de Manolo.

-La función característica es única para cada variable aleatoria, puesto que a cada función de distribución le corresponde por definición una función característica que se corresponde con esta distribución, y se corresponde biunivócamente a la función de distribución...
-Pero, ¿qué...? -preguntó Harry.
-Chist -le hizo una seña Jingjing de que guardara silencio-. A Manolo le relaja leer sus viejos apuntes de estadística.
-Dios salve a la reina... -dijo Harry.
-La función característica siempre va a existir; la función de distribución de una variable aleatoria se puede determinar mediante la función característica cuando los momentos de la distribución existan. Estos son generados a través de la función característica...

La voz de Manolo siguió escuchándose un par de minutos que se hicieron insoportables para el resto.

Cuando acabó, mucho más relajado, Manolo se puso en pie y comenzó a caminar por la habitación mientras se hurgaba la nariz con evidente regocijo.
En ese momento llegó el Pater con una bandeja en las manos. Gritó:
-¡Traigo la tila!

Y dio una patada a la puerta.

Lo siguiente que se escuchó fue un grito de Manolo. La puerta le había golpeado en el brazo. La mitad de su dedo índice había entrado dentro del orificio nasal derecho, y su puño comenzaba a bañarse en sangre.

A Manolo le dio otro ataque de nervios.

Continuará

3 comentarios:

  1. Tiene suerte de no haberse estado quitando una legaña de un ojo...

    ResponderEliminar
  2. O quitando la legaña al tiempo que se mete el dedo en la nariz, mientras se muerde la lengua y piensa en la actual coyuntura socioeconómica...

    ResponderEliminar
  3. lo de la actual coyuntura... es porque añade veneno a la ecuación y hace más mortífera la mordida de lengua?

    ResponderEliminar