Novelas por entregas. Una entrega al día... ¡o eso intentaré!

lunes, 28 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 66


-Tenías razón, Jingjing -murmuró Harry con sorna-. Es un auténtico caso paranormal. Un ectoplasma, como poco…
-Entonces, decidido -decía Sebas en ese momento-. Haced lo que querais con el resto, especialmente con el zombi flacucho y la calavera rodante, pero a mi colega Rubén ni tocarlo, y la piba es mía, ¿entendido?

Jingjing puso los ojos en blanco. Nada estaba saliendo como ella había esperado.

-Para el carro -pidió Manolo-. ¿Me estás diciendo que los zombis existen, que tu amigo de la infancia es uno de ellos y que el demonio camina entre nosotros? Ostias, que fuerte…
-¡No uses esa expresión así, inconsciente! -le recriminó el Pater a Manolo con una colleja.

-Y no sólo eso, tío -añadió Sebas-. Además, las fantasmas están de muerte…
-¡Ahí va!
-Por favor, dejad estar ahora la líbido y subid a la furgoneta -ordenó Jingjing-. Vamos a ver qué sacamos de esto…
-“Las fantasmas están de muerte”. Te lo digo en serio, Jingjing -susurró Harry-. Teníamos que habernos metido a trabajar como teleoperadores de una aseguradora y no en esta basura.

Jingjing no contestó.

Continuará

4 comentarios:

  1. ¿Alguien le ha dicho al Sebas que con un fantasma no se puede mojar?

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo que no? Yo lo hago... cuando me mandan la típica cadena de que si no la reenvío a X contactos se me aparecerá por la noche Clara, Marta, Verónica, una de las que se ponen en las curvas o Juana la Muerta, yo aprovecho para tener compañía nocturna... pero todas huyen en cuanto les hago el baile del elefante.

    No es justo...

    ResponderEliminar